10 abr. 2010

Marcos Alonso Hernández


Hola, soy Marcos Alonso
Siempre me ha costado decir algo de mí, no es por preservar mi intimidad, digamos que es más bien porque aún me estoy conociendo. Nací un 19 de junio de 1963. De pequeño oía decir que los niños los traían las cigüeñas o los aviones, eso nunca me extrañó porque yo nací en el aeropuerto de Gando. Trabajo en la docencia, también soy un parásito, quiero decir funcionario, desde hace 22 años, y desde casi 20 trabajo como profesor de Geografía e Historia en un instituto que está en un lugar que me fascina: Agüimes (Gran Canaria). Cada día descubro en este pueblo sureño y en sus gentes algo nuevo que me sorprende y enamora.


En cuanto a este vicio o droga dura, como dice Amando, soy adicto desde hace poco tiempo, aunque en realidad soy reincidente. Recuerdo que hice mi primer poema en 7º de EGB y desde entonces corrieron tintas poéticas por mis venas de adolescencia y juventud. En aquella época de la Transición los versos se contagiaban de los nuevos aires románticos, en los que nos proponíamos cambiar el mundo; luego, a medida que me fui haciendo gris, la poesía fue desapareciendo de mi vida sin darme cuenta. Hace a penas año y medio comencé a escribir sin proponérmelo, en realidad me lo ordenaron, y sin darme cuenta fui descubriendo un mundo que me absorbe constantemente. De un simple relato salió una novela que aún no he terminado “Andamana, la reina mala”, que he ido dejando a medias, para descubrir y aprender entre los libros, que han vuelto a mis manos, y la red, donde he descubierto a gente maravillosa hasta caer en el mundo de los esféricos, un mundo cálido que invita a aprender y soñar mientras el tiempo se detiene.

21 comentarios:

Amando Carabias María dijo...

Ya estamos todos.
Sólo un pero, yo quizá, sí, pero un profesor (por muy funcionario que sea) nunca es un parásito.
Cuando me equivoque en algún dato histórico ya me corregirás...
(¿El primer poema lo escribiste, después de haber estudiado los diferentes tipos de de estrofas y métrica que se usan en la poesía en español?) Es que en aquel curso yo los di.

Ana J. dijo...

No me lo puedo creer!!! 19 de junio!!! Como yo!!!!!
Cuando vi tu foto, en grande, pensé en decirte que pareces más inocente que en la otra, con ojos de niño bueno, pero que compartamos algo más que pasión por escribir es demasiado...
La casualidad no existe.
Todo un placer conocerte algo más
Un abrazo

Marcos Alonso dijo...

De acuerdo, Amando, y te lo hago repetir diez veces, ¿de acuerdo?.
sii, aquella poesía métrica tenía algo de divertida, al final, y con la práctica salían casi solas ¡qué tiempos!.

Amando Carabias María dijo...

O sea que somos tres nacidos en junio... ¿Alguno más?

Marcos Alonso dijo...

¿Otro géminis! ufff qué peligro. Nunca me he podido quitar de encima esa imagen de niño bueno, hasta que me conocen y entonces dicen que soy un zorrito. De todas formas en la foto estaba bajo el efecto del vino de Tacoronte, en un encuentro familiar en Tenerife, así todos somos buenos.

Gracias Ana un abrazo también. (Creo que se me van a saltar las lágrimas)

Marcos Alonso dijo...

¿También tú, Amando? Muchas causualidades, como dice Ana, más cosas que nos unen.

Dácil Martín dijo...

Hola Marcos, ya estamos todos como dice Amando. Tampoco creo que seamos parásitos, más bien acomodados en la seguridad de un trabajo. Ha sido un gusto conocerte, una suerte que hayas pasado por La Esfera, al igual que pasa con los demás, Anabel, Inma, Amando... Un abrazo

Inma Vinuesa dijo...

Que bueno que ya estemos todos, tenía ganas de ponerte cara.
Un besote

Ana J. dijo...

Es cierto, Amando, también tú eres un géminis.
Más que géminis vamos a ser trillizos...
Marcos, si vuelves a Tacoronte, a beber o a lo que sea, dame un toque, que soy tacorontera.
Besos, besos

FranCo dijo...

Marcos, eres un seductor. Ya los tienes a todos locos.
Conoces Tacoronte? Tal y como te dijo Ana es Tacorontera, y yo pronto lo seré.
Eres uno de los fichajes estrellas de Los Esféricos. Casi no apareces, pero por fín estás aquí.

Anabel dijo...

Un profesor no es un parásito, haz el favor de quitar eso. Es una de las profesiones más duras que hay hoy en día en este país, más duras y menos valoradas, querido Marcos. Y no me pongo a hablar del tema que me sale la vena mala y me pierdo, me pierdo.

Es un placer conocerle, señor profesor, aunque por su cara de niño bueno, nadie lo diría (perdón por no ser original)

Lástima que las islas me queden un pelín a trasmano e incluso a traspié. Con lo que me gusta el vino, creo que el de Taroconte también me gustaría. Si alguna vez se reúnen todos, brinde por mí con una copita de ese elixir.

¿Ya nos hemos visto todos las caras? Creo que sí.

Pues a escribir (hoy tengo la vena mandona)

Besos,

Anabel, la Cuentista

Marcos Alonso dijo...

Anabel, a veces la vida dan giros insospechados, quién nos lo va a decir a los esféricos, No te lo pienses más, coge el primer barco que pase por el Ebro y directito pa´Canarias que Ana y FranCo pone el vino de tacoronte y yo el ron de Arehucas. No sé si la vida se verá de otro color, pero ni los cuadros de Cezanne tendrán mejor perspectiva.

Un abrazo

Amando Carabias María dijo...

Vamos a ver, yo sé que está desprestigiado, pero si camino de Canarias te pasas por aquí, llevamos un poco de DYC. Ya sé que no es lo mismo, y ahora que lo tiene una multinacional, pues no sé...
De vino, no hablaré, porque esto puede ser peor que el fútbol o los toros... (Riojas, Ribera, Tacoronte...)
Pero digo yo que teniendo en cuenta que nos tenemos que ambientar en Edimburgo un güisquito o dos...

Amando Carabias María dijo...

Se me olvidaba lo importante. Como ya dije, lo de parásito (al menos hablando de profesores, quítalo) Además de ser una profesión complicadísima y según los sitios hasta de alto riesgo, junto con la medicina (y no es peloteo, lo juro), me parecen las dos profesiones más importantes para cualquier sociedad.
Y ahora hablo en serio...

Isolda dijo...

El último de los siete!
Jo, tengo la impresión de ser el jugador número 12! (llaman así a la afición, no?)
Marcos, yo de tí, no diría:
"cuando me fuí haciendo gris"; eso será aparentemente, porque si hubo poesía y romanticismo, ahí seguirá.
Efectivamente, hay demasiadas casualidades entre vosotros.
Y al final, si no al tiempo, formareis el Club7Plumas, y os veréis las caras (en ambos sentidos)
7 Besos

Marcos Alonso dijo...

Hola Isolda, bienvenida a esta casa.

Bueno lo de gris es una expresión que utilizo a veces para referirme al momento en que pasamos a una vida mas rutinaria y "oficial", lo cierto es que en un momento dado se rebaja la ilusión, el idealismo y perdemos esa visión que nos permite ver mas allá de la superficie de las cosas y la gente.

Un abrazo.

Marcos Alonso dijo...

Uff, últimamente ando un poco perdido entre los distintos posts. Nunca antes había recibido tantos comentarios en el correo y luego no he sido capaz de saber de que post han salido, pido disculpas.

Dácil, Inma y todos en general, no me cansaré de decir lo grato que es para mí haberos conocido.

Ana, FranCo, sería estupendo encontrarnos en medio de esos vinitos de Tacoronte y si a eso le sumamos los guisquitos de Amando (con 7up please) mucho mejor.

Y vaya lío he montado con los parásitos! jajaja A ver como salgo de esta:

Anabel te confieso que a mi los parásitos me encanta, me parecen muy sociables, incluso me he planteado tener alguna mascota. Bromas a parte creo que todos los trabajos tienen sus mas y sus menos. ¿Qué profesión no tiene su san Benito? Si fastidia un poco cuando esa opinión desfavorable la fomenta el propio gobierno, como es el caso de los enseñantes, al menos en Canarias.
Dentro de los enseñantes hay situaciones muy complicadas, yo particularmente he tenido mucha suerte y no me puedo quejar, al contrario disfruto con lo que hago.

Un abrazo para que se lo repartan.

Ana J. dijo...

Me siento absolutamente identificada con esa sensación de andar perdida entre posts, blogs... Sabía que habíais escrito estos posts (me llegan a mi correo, en caso contrario estaría más perdida aún) pero no lograba recordar a qué entrada pertenecía, si a la de 7plumas tuya, si a la del inicio, si a otra en La Esfera,...
Estoy vieja para esto...
Me ha gustado mucho la polémica sobre los funcionarios-parásitos.
Yo tengo mi propia teoría: funcionario se nace, no se hace.
Me explico. Puedes ser el funcionario más rancio de toda la escala funcionarial y trabajar con el entusiasmo de un propietario (de esos cuyo ojo engorda al caballo). Y puedes ser el profesional liberal con más caché y en la rama más liberal o, por el contrario, el pringao más pringao del mundo, con una precariedad laboral insuperable y quince churumbeles esperando con la boca abierta, que si tienes alma de funcionario, actuarás como un funcionario.
Otra cosa es que los funcionarios tengan, en general, un horario fijo, salario que no peligra, ciertas comodidades, unos más que otros... pero nada más.
Al menos, esa es mi experiencia después de muuuuuuchos años de tratar con funcionarios, estatutarios, laborales temporales y fijos, contratados y, como diría mi amiga Elena, prejubilares.
Vaya rollazo!
Lo siento, es que vengo locuaz.
Y, aunque me esté pasando, no puedo menos que decir que se me hace la boca agua de pensar en compartir ese vino de Tacoronte (el DYC no es lo mío pero si hay que probarlo se prueba) y lo que sea típico de tu zona, Anabel.
En sentido figurado y literal.

Ana J. dijo...

Ah! Y el ron, Marcos, que ese sí me gusta... no creas que te libras de traerlo...

Marcos Alonso dijo...

Ok, Ana, me comprometo con el ron, aunque no soy ronero, además dicen que es mejor el ron Aldea, ese que fabrican el Los Sauces.

Ana J. dijo...

Pues habrá que probarlos todos y decidir cuál es el mejor.
Tampoco yo soy muy ronera, de hecho, ni conocía el Aldea, pero así vamos ampliando conocimientos.